Ficción no narrativa. 12´ 47´´ – color, sonido. Colombia – 2015

“La juventud es una promesa que cada generación incumple”: Nicolás Gómez Dávila.

EL MARTILLO DE LA BRUJA (2015), un cortometraje nada convencional realizado rigurosamente bajo el modelo de guerrilla film. Una mirada caustica a través de la cotidianidad de una ciudad que se cae a pedazos. La tarde también cae sobre el horizonte de la ciudad que a su vez parece una silueta de cartón. Ella se come un tamal: después de todo ¿qué sería de Ibagué sin un museo? Pero peor aún: ¿qué sería de Ibagué sin tamales? Y es como si ella de repente se hubiera vuelta loca. Luego, observamos a través de la ventana, primero a la calle: la gente en su rutina de siempre, con el afán de todos los días, por llegar a alguna parte, ellos sabrán. Adentro, ella se prepara, se mira al espejo, se pinta las uñas y bebe un sorbo de una botella de vino. Suena el teléfono. ¿Quién la llamará?

Realización, fotografía, montaje y mezcla: Carlos Armando Castillo. Productores asociados: Carlos Armando Castillo, Diego Camilo Riaño. Actuación y vestuario: Lucy Quintana. Fotografía adicional: Camilo Riaño Acosta. Música original: Leonardo Mora.