Algunas reflexiones en torno a Pensar/clasificar de George Perec en el contexto de un curso de pintura que concluye

Agrupaciones, listados, anaqueles llenos de libros, apuntes en libretas que se guardan fácilmente en los bolsillos de ciertos pantalones anchos, no muy convencionales.

Escuchar música al tiempo que se teclea, pretender establecer cierto ritmo en la escritura, en las frases que se arrastran penosas hacia su incierto final (¿?)

Tenemos listados de amigos y colecciones de fotos acumuladas en carpetas virtuales públicas y privadas, a través de los soportes del entorno operativo o a través de otras redes especializadas o no tanto, tales como flickr y similares.

Estos listados y colecciones se modifican constantemente, se encuentran en una especie de transito procesual que se nutre a su vez de otras experiencias, de otros archivos y carpetas que inevitablemente derivan en nuevas colecciones y subcarpetas, en una creciente complejidad de recursos con el fin de difundir u ocultar determinado cumulo de información, es así como se (des)etiquetan, se (des)marcan, se (no) envían, se (no) comparte información, de nuevo, cuando los recursos son desactivados o configurados según la necesidad del usuario.

El usuario debe respaldar su información, previendo futuras anomalías e inevitables fallos críticos del sistema, corrupción de archivos, intrusos digitales.

Pensar/clasificar: tratar de aclarar algo que normalmente es ópaco y borroso, desenfocado en la atención dispersa, en la excesiva acumulación de objetos, citas, referencias y luego enfrentar sin derrumbarse la mirada rutinaria y complaciente de enfermos cansados por la vida, en fin.

Pensar/clasificar: jugar con una idea, asumir figuras y escribir sus dramas y comedias, los conceptos tienen una historia, una existencia secreta más allá del gabinete de los sabios y de los grandes doctores positivistas.

El pensamiento se disfraza de otro y recorre opresivamente esas rutas conocidas de su laberinto interno, me recuerda alguien que lee un libro en voz alta, mientras se aleja entre un jardín que ya conoce.

Pensamiento de las palabras: clasificación de las cosas. Nos hemos habituado a separar los procesos, a pasar por alto las conexiones que se tejen entre lo que se enuncia y lo que se organiza.

Finalmente aparecen sobre los formatos, las operaciones que definen el pensamiento, las decisiones para hacer visible tal sentido, para sembrar tal manto de duda sobre determinada experiencia o simple percepción.

En este contexto aparece o se define el concepto de arte como elaboración compleja de pensamiento a través de imágenes plásticas o sensoriales, según la línea seguida por las observaciones realizadas por el docente al final del curso.

Esto me lleva por supuesto a (re)pensar las operaciones, las estrategias y las decisiones que determinaron el desarrollo del proyecto: si el arte es pensar a través de imágenes debo decir que mi pensamiento en este sentido pretende transparentar diferentes capas de manchas, diferentes direcciones que a veces se contradicen, a veces se refuerzan y que esa primera sensación de transparencia queda fija en un todo de la superficie, que invita al contacto visual.

Se trata de un desplazamiento inverso que permite a la palabra deshacerse de la tradicional opresión académica y en donde la imagen gana en la profundidad de las capas y en los elementos del discurso que se van prestando al juego.

Las consideraciones que atraviesan al objeto de atención (tema) modifican paulatinamente su apariencia natural hasta llegar a la sintésis de las lineas que describen su movimiento y a una serie de fondos conseguidos a través del sistématico emborronamiento de la superficie tratada (trapismo), sin embargo este primer estado es insuficiente como solución, por lo cuál el referente es completado y modificado, las líneas básicas articulan nuevos desarrollos, aparecen escenarios más complejos y solidez de color.

Hay una insistencia con el tema de la piedra que articula en parte la reflexión: estuve pensando en una de esas Venus paleolíticas de 40.000 o 50.000 años de antigüedad.

Las investigaciones arqueológicas sugieren un fuerte contexto ritual ligado a estas figuras que representan mujeres por lo general en estado de gravidez y que resulta ser un referente notable por la densidad de discurso que se puede desprender de allí y la manera de seguir integrando elementos o soluciones a la imagen que se comienza a insinuar desde las primeras manchas.

El trabajo titulado “Abuela leyendo a P. Auster en el estudio-jardín” se convierte en un espacio de perspectiva y líneas un tanto extrañadas, mixtura y superposición de técnicas, que transita por la línea fina de lo bosquejado a lo elaborado en distintas zonas del cuadro, produciendo en este sentido cierta sensación de desequilibrio o de una armonía que se rompe, que termina por incomodar al lector-espectador.

La idea de empezar a pintar a la madre y terminar pintando a la abuela leyendo “El país de las últimas cosas” , sugiere la noción del parentesco y el parecido, el aire de la familia, pero también puede alimentar una lectura en donde dicha incoherencia o extrapolación funciona como clave de entrada a lo que se pretende decir.

        

 

     

 

 

Anuncios

One thought on “Algunas reflexiones en torno a Pensar/clasificar de George Perec en el contexto de un curso de pintura que concluye

  1. caarcas says:

    LO QUE HAY QUE DECIR Por qué guardo silencio, demasiado tiempo, sobre lo que es manifiesto y se utilizaba en juegos de guerra a cuyo final, supervivientes, solo acabamos como notas a pie de página. Es el supuesto derecho a un ataque preventivo el que podría exterminar al pueblo iraní, subyugado y conducido al júbilo organizado por un fanfarrón, porque en su jurisdicción se sospecha la fabricación de una bomba atómica. Pero ¿por qué me prohíbo nombrar a ese otro país en el que desde hace años —aunque mantenido en secreto— se dispone de un creciente potencial nuclear, fuera de control, ya que es inaccesible a toda inspección? El silencio general sobre ese hecho, al que se ha sometido mi propio silencio, lo siento como gravosa mentira y coacción que amenaza castigar en cuanto no se respeta; “antisemitismo” se llama la condena. Ahora, sin embargo, porque mi país, alcanzado y llamado a capítulo una y otra vez por crímenes muy propios sin parangón alguno, de nuevo y de forma rutinaria, aunque enseguida calificada de reparación, va a entregar a Israel otro submarino cuya especialidad es dirigir ojivas aniquiladoras hacia donde no se ha probado la existencia de una sola bomba, aunque se quiera aportar como prueba el temor… digo lo que hay que decir. ¿Por qué he callado hasta ahora? Porque creía que mi origen, marcado por un estigma imborrable, me prohibía atribuir ese hecho, como evidente, al país de Israel, al que estoy unido y quiero seguir estándolo. ¿Por qué solo ahora lo digo, envejecido y con mi última tinta: Israel, potencia nuclear, pone en peligro una paz mundial ya de por sí quebradiza? Porque hay que decir lo que mañana podría ser demasiado tarde, y porque —suficientemente incriminados como alemanes— podríamos ser cómplices de un crimen que es previsible, por lo que nuestra parte de culpa no podría extinguirse con ninguna de las excusas habituales. Lo admito: no sigo callando porque estoy harto de la hipocresía de Occidente; cabe esperar además que muchos se liberen del silencio, exijanal causante de ese peligro visible que renuncie al uso de la fuerza e insistan también en que los gobiernos de ambos países permitan el control permanente y sin trabas por una instancia internacional del potencial nuclear israelí y de las instalaciones nucleares iraníes. Solo así podremos ayudar a todos, israelíes y palestinos, más aún, a todos los seres humanos que en esa región ocupada por la demencia viven enemistados codo con codo, odiándose mutuamente, y en definitiva también ayudarnos.

    Gunter Grass

    Traducción de Miguel Sáenz. El texto original en alemán se publica hoy 4 de Abril de 2012 en el diario Süddeutsche Zeitung.

comentarios aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s