reciclaje

Orduz, a secas, conocido entre sus amigos por sus ganas de ser escritor, publicó una reseña de si mismo en el último número de la revista El Salmón, en donde relata añoranzas de su primera adolescencia (debe ir por la cuarta o sexta, algo así), cuando “solía dejar la cama pasado el mediodía para visitar a continuación los campos que rodean la ciudad, sentarse en una roca bajo la sombra de un árbol, con el necio propósito de pensar y escribir“.

A Orduz se le puede leer con frecuencia en El Salmón y a veces se le escucha emitiendo sus particulares opiniones en Vuelo nocturno de Radio Nacional. En el fondo, sus optimistas mensajes descubren rápido el verdadero interés, pues anda cazando adeptos para los talleres literarios que suele organizar todos los años por esta época en la biblioteca Dario Echandía. La semana pasada recibí la invitación a través de facebook y ya me apunté como asistente a la fija. Estoy trabajando por estos días el asunto que me tiene en ascuas desde hace tres años y medio exactamente y no me viene mal entrar de nuevo en contacto con especímenes librescos semejantes a este señor.

En el libelo publicado y auto financiado por Orduz, A la caza del Minotauro, sostiene el autor ibaguereño que “hay obras inmortales que nunca mueren así pasen sobre ellas los caballos de los bárbaros de este siglo [se refiere al siglo XX] y con sus cascos de acero traten de arrasar y asolar todo lo que pisan” y más adelante afirma que “si estudiamos a los artistas, nos encontraremos con seres psicópatas. Las más hondas raíces de su perversa expresión artística hay que encontrarlas en su subconsciente. Cuando las psicopatías, las neurosis y los desequilibrios mentales se apoderan del artista, empiezan a salir de su taller los monstruos que les dicta su super-ego [sic] o inconsciente como dicen hoy los científicos [sic]”.

Frase tras frase me contradigo y en parte en eso consiste el asunto al que aludo en el segundo párrafo de la presente entrada. Se supone que en los tiempos de Orduz [es decir, en la decada de los ochenta en Ibagué] este usaba el mimeógrafo para dar a conocer sus escritos: sus lectores ocasionales constituían por lo general un selecto grupo de artistas locales que fingían admiración por lo que llamaban su cruzada moral en contra del esteticismo, pero que se reían de su conocida gazmoñeria y terquedad intelectual, aprovechando su ausencia en las noches de rumba en el antiguo Libro y Son, cuando quedaba en el centro [hoy en día mejor conocido como el cafetín de los ancianos].

Lo que Orduz ha hecho en los últimos meses es reciclar sus deleznables escritos en un blog llamado Tiempo de provincia, que como se puede comprobar cuenta con tres seguidores (uribistas radicales todos ellos, es algo seguro) y en donde viene insistiendo sobre la necesidad de volver los ojos al arte del pasado, mientras trata de demostrar que Picasso era una especie de mercachifle, Pollock un “simple loquito norteamericano, nacido en Cody, tierra de Buffalo Bill” y Dubuffet un ejemplar de manicomio, un hombre enfermo sobre el cual considera “Basta con mirar sus obras para deducir que su cerebro está lleno de hormigas que lo desquician”.

En eso estamos, en un debate que se abre con el concepto de arte degenerado de los nazis y el cierre de la Bauhaus en 1933, que pasa por la patética obra de un desconocido autor ibaguereño y cuya dirección varia y depende del punto de vista, como pronto se puede comprobar, le dice a la rubia artificial que no conoce en la barra del bar mientras pide al encargado que ponga la rumba vacana de Pernet por que eso solo se escucha por estos lados y una cerveza por favor, bien fría, no importa, es solo otra noche de frases que no terminan, de palabras que se escurren en lo mojado, cuando el final de la calle se acerca.

Anuncios

comentarios aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s