Una reseña más [post-estreno]

Desde las entrañas de El Salmón saludamos a los que luchan y crean, a los hombres, mujeres, niños y “viejos” que siguen en la brega por cambiar este desierto cultural llamado ciudad musical. A los músicos, a los poetas, a los artistas, a los ambientalistas… y sobre todo a los realizadores que hicieron posible una serie de Cortometrajes y Documentales Etnográficos en esta tierra caliente que siente, sangra y llora.”

El Salmón.

Mensaje enviado a mi casilla de correo.

_________________________________________________

Nota: Ya han pasado casi quince días desde el evento de estreno audiovisual con el que llenamos el Teatro Tolima y por lo visto no se ha publicado en ninguna parte alguna reseña crítica con un punto de vista personal. Los reseñadores se han limitado a pegar y copiar de las fuentes existentes hasta el momento, es decir, lo que yo mismo he posteado en este blog, la nota que escribí para Sinpretextos, la reseña escrita por El Salmón, un articulo del Nuevo Día, una nota en Claqueta. Bien por la publicidad y que seguramente fue clave para el éxito del evento, pero personalmente como realizador esperaba una reacción posterior al estreno, alguna postura crítica o por lo menos algún comentario. Es increíble, de los 500 u 800 o no sé cuantos estudiantes de Comunicación Social que existen en la ciudad, ni uno solo ha dicho nada. Los literatos locales, lo mismo, andan demasiado ocupados en sus propios onanismos librescos como para dar cuenta de la vida cultural de la ciudad.

Los estrenos

Se presentaron en evento gratuito y de entrada libre en el Teatro Tolima de la ciudad de Ibagué, el día 18 de Febrero del presente año, tres cortometrajes y el documental IMA, dirigido por Yamyle Ramírez y realizado por la Corporación Creandes en convenio con la Academia de Historia del Tolima en el marco del Bicentenario de la Independencia de Colombia.

Dos de los cortometrajes, La tarea de Said Cabrera y El río de sangre y las dos orillas de Jorge Humberto Hómez, fueron ganadores de la convocatoria de Realización de cortometrajes Bicentenario de la Independencia Gobernación del Tolima 2010, con aportes a la producción por 10.000.000 a cada proyecto.

Simulacro, por su lado, es una proyecto realizado con recursos mínimos pero dentro de parámetros técnicos equiparables a las producciones antes mencionadas, resultado de la colaboración de amigos y con el que fuimos invitados a participar en el espacio de proyección de Estrenos Audiovisuales como parte de la programación oficial del evento.

IMA, documental etnográfico

IMA, contrariamente a lo que puede suponer el sentido común más desprevenido, es decir, que un documental patrocinado por la Academia de Historia del Tolima, debería ser más o menos un ladrillo indigesto, resulta que, felizmente, se constituye en un arriesgado ejercicio cinematográfico que a pesar de su evidente sesgo institucional logra suscitar emociones en un público cada vez más entregado a la historia a medida que discurre en la pantalla.

IMA narra la historia colectiva de resistencia y lucha de los últimos vestigios de la cultura Nasa-Pijao en los resguardos indígenas del sur del Tolima, en donde persiste la memoria del lider Quintin Lame y pone de manifiesto la actual crisis de identidad y la fragilidad de estos modos tradicionales de vida frente a las realidades complejas de mundo actual. Es un documental que tiene toda la calidad técnica y pertinencia temática que potencialmente lo coloca en perspectiva favorable para iniciar una gira interesante en Muestras y Festivales especializados.

La tarea y El río de sangre…

Desde Fundarcine, con el guionista y productor Mauricio Romero como cabeza visible,  se viene manifestando que ambos proyectos se enmarcan en procesos de formación frente al medio audiovisual y en ello sin duda, radica buena parte de su éxito.

Es interesante observar el contraste de tono entre ambos cortometrajes, La tarea plantea de entrada una atmósfera fresca e iluminada de acuerdo al universo infantil que aborda y maneja con soltura una serie de gags que contribuyen a que el argumento sea digerible y de plena aceptación por parte del público. El toque macabro del final, con la calavera del abuelito de la protagonista, el muerto que termina por ir a la escuela, resulta ser un momento feliz dentro de la trama y con la consecuente respuesta emotiva por parte de los asistentes.

Respecto al Río de sangre y las dos orillas, estamos frente a un planteamiento mucho más crudo y con elementos reconocibles de experimentación en postproducción de la imagen y el sonido. La atmósfera es predominante oscura, se hace incluso claustrofobica. Es un corto que se acerca a un planteamiento sobrenatural con recursos que están al alcance de nuestro medio, lo cual sin lugar a dudas es algo admirable. Se destaca el tratamiento de las imágenes fantasmales así como el extrañamiento del ruido ambiente para ilustrar los estados psicológicos del personaje, sobre todo en la secuencia de persecución y paranoia en la plaza de mercado. La actuación de Jorge Sanchez en unos de los roles protagonicos, resulta ser algo deslucida y realmente se echa de menos la presencia en escena de un Hugo Barrero, por ejemplo, quién tenía el perfil necesario; hubiese hecho un casting envidiable, una dupla de lujo, en compañía de Libardo Olaya.

Finalmente Simulacro

Entonces, además de escribir, producir, dirigir y actuar en mi corto, sin olvidar las labores de publicista y reseñador que también he venido asumiendo, ahora resulta que debo hacer la crítica post-estreno del trabajo; bueno, así son las cosas, despachemos este asunto de una vez.

Y para no repetirme en el análisis, después de conversar con algunos amigos y de apreciar con calma el resultado obtenido, definiría Simulacro como un cortometraje experimental en donde la puesta en escena y en donde la relación de los actores respecto a la historia se definen o son entendidas en cuanto ensayo; la historia transita por un vacío de incomunicación e incertidumbre que envuelve a los personajes, lo cual contribuye a generar malestar emocional en el espectador.

Me pueden decir que no es comprensible lo que hago, pero resulta que yo no hice este corto para que fuese entendido, nunca sentí angustia por la falta de transparencia del corto, mi objetivo es explorar lo visual, lo cinematográfico propiamente dicho y suscitar más preguntas que respuestas en el espectador, afectando su estado de animo, o si se puede su visión, su sensación del mundo.

Conclusión – Cine en Ibagué

Cuatro estrenos simultáneos, un Teatro a reventar e inmejorables condiciones técnicas de proyección, así como una estrategia de difusión en varios frentes con excelentes resultados. Una gran respuesta por parte del público, creo que es la primera vez que en Ibagué se ve una convocatoria de esas características para el estreno de trabajos de realizadores locales.

Y así como en Bogotá, en la CASA DEL CINE celebran el estreno anual de 10 largometrajes nacionales en el circuito comercial [consolidado de 2010 según Mincultura], creo que nosotros en esta olvidada comarca tenemos todo el derecho de hacer ruido por lo que acaba de ocurrir. Poco a poco estamos ganando nuestro propio lugar en la geografía e historia del cine colombiano; este proceso apenas comienza, ojala que muy pronto nuevos realizadores comiencen a mostrar sus trabajos.

Anuncios

comentarios aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s