Extractos de Marta Traba [mirar en Bogotá – 1961]

“Hasta este año, la posición de los pintores jóvenes ofrecía poco interes: entusiasmo por el tema y no por la pintura; falta de curiosidad por los desarrollos veloces y sorprendentes del expresionismo en todo el mundo; improvisaciones ligeras, sin fuerza; amaneramientos inmediatos en una postura fácil; pintura social, pintura precolombina y toda una serie de insensateces ya inoperantes; exposiciones en los barrios, pintura para el pueblo, quemazón en las calles, escándalos insignificantes salidos de la insignificancia de los cafés.”

José Luis Cuevas, Nov 1982

“Los que aspiran a una orientación regional y folklórica de la pintura colombiana pueden clamar al cielo, con pocas probabilidades de que, si hay un cielo pictórico, este los oiga y los ampare. […] La degeneración extranjerizante de la pintura colombiana se ha cumplido en toda la línea. Pueden ir los plañideros tras el cortejo fúnebre del folklorismo plástico, desgarrándose inútilmente las vestiduras.”

“Entre las mentalidades ortodoxas de la izquierda y las mentalidades extremistas de la derecha parece haber, en la actualidad, un solo punto de vista de entendimiento […]: el rechazo y la burla del arte contemporáneo. Expresan este repudio con un lenguaje común: todo lo que no es fotografía en colores, […] resulta “abstraccionismo”. Todo lo que no es vulgaridad, mal gusto, historia gesticulante, resulta un “mamarracho incomprensible”. Todo lo que no sea repetición de la vida cotidiana, va contra la sociedad y contra el hombre.”

José Luis Cuevas, Mayo 1969

[…] no hubo Salón [Nacional de Artistas]. No puede dársele este nombre, en efecto, a la tolda de campaña levantada en la Feria Exposición Internacional donde se exhibe una cantida de obras bajo el título de: “XIII Salón de Artistas Colombianos”. […] Pasando trabajosamente por entre la multitud […] se entra a un sitio de vidrio, lleno de lámparas, mamparas de tela metálica, entrantes y salientes por todas partes, una escalera y una torre en el medio, y colocados de manera realmente milagrosa, colgados donde se logre, con veinte centímetros de perspectiva para verlos, debajo de la escalera, detrás de la torre, por donde buenamente se pueda, los cuadros y esculturas del XIII Salón. […] gente de todas las edades desfila incesantemente ante los cuadros, mascando chicles (sic), comiendo paletas, […] regañando a los niños que se pierden, se encaraman en las esculturas, juegan al escondite bajo la escalera […]. Miles de personas desfilan por el Salón. Nadie mira los cuadros, por supuesto. Los que llegan a detenerse ante cualquier cosa, mueven la cabeza un segundo con aire estupefacto o estallan en francas carcajadas.”

José Luis Cuevas, 1962

“Los pintores han hecho un triste papel aceptando participar en esta Feria y convirtiéndose en las atracciones risibles de un quiosco de tiro al blanco. Los pintores debieron exigir que el Salón se realizara, como todos los años, en la excelente sala del Museo Nacional, cuya dignidad se echa ahora vivamente de menos.”

De Biblioteca Básica Colombiana Nº 14, 1976.

Anuncios

comentarios aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s